Antiguamente usado para denominar las tabernas o boliches de comida preparada, los “bistrots” representan pequeños establecimientos populares de Francia que, a lo largo del siglo XX se fueron convirtiendo en puntos de referencias del modo de vida culinario parisino y de las grandes ciudades galas. La cultura del bistro es parte de la vida cotidiana de los franceses desde hace un siglo y hoy el fenómeno de la « Bistronomia » responde a exigencias menores en términos de servicio, pero manteniendose la calidad y la identidad gastronómica esperada por el sibarita.

Le bistrot francés no tiene un estilo de comida definido aunque, por su origen regionalista, siempre se han servido platos tradicionales, hechos con alimentos de primera calidad. Así, los bistrots suelen ofrecer platos bastante emblemáticos, que habitualmente se muestran en una pizarra colgada de las paredes, ideal para el transeúnte o el trabajador que necesita buscar una solución buena, rápida, saludable y agradable para sus almuerzos diarios. Acostumbran a ofrecer un plato del día y son más baratos que los restaurantes caracterizándose por tener una atención menos formal que en los restaurantes tradicionales.

En pleno corazón de Providencia, el 2010 comenzamos la Bistromanía: una propuesta sencilla que en un ambiente acogedor fuese capaz de combinar la gastronomía antaña, con los grandes clásicos franceses. Trasladando un pedazo de Francia quisimos conquistar el gusto de los chilenos y reencantar a los paladares franceses con los platos gourmets de la cocina bistrot.

Gaëtan Eonet y su equipo de trabajo en un espacio sencillo y familiar les invitan a descubrir o reencontrarse con el sabor de lo tradicional…

Bienvenidos y… bon appétit !